Imagenes De Cumpleaños Con Pastel

Por Manuel / hace 2 meses

No puede faltar la torta o el pastel, cuando se trata de celebrar un año más de vida, y es que la tradición de soplar las velitas y comer este rico postre, es conocida y adorada por todos. Disfruta estas lindas imagenes de cumpleaños con pastel, para que envíes una rica felicitación a un cumpleañero especial.

Imagenes de cumpleaños con pastel y globos

imagenes-de-cumpleaños-con-pastel-y-globos-hermosos

imagenes-de-cumpleaños-con-pastel-y-globos

Imagenes de cumpleaños con pastel y flores

imagenes-de-cumpleaños-con-pastel-y-flores-hermosas

imagenes-de-cumpleaños-con-pastel-y-flores

Imagenes de cumpleaños con rosas y pastel

imagenes-de-cumpleaños-con-rosas-y-pastel

imagenes-de-cumpleaños-con-pastel

El pastel en el cumpleaños

La tradición de cantar un cumpleaños con pastel y velas es mucho más antigua de lo que crees, incluso se remonta a muchos años más, antes de Cristo. Es una tradición que estaba extendida en un gran número de culturas antiguas y que contenía un significado muy especial, pues en casi todos los casos era una manera de darle protección a la persona que cumplía años (esto, especialmente para los pertenecientes a familias ricas o de alta jerarquía en la sociedad quienes eran los que celebraban los cumpleaños con pastel).

El origen de los cumpleaños con pastel y velas encendidas, se cree que proviene de la Antigua Grecia y un culta a la Diosa Artemisa. Esta Diosa, hermana (morocha) de Apolo, era la regente de la noche, la luna, la fertilidad (partera) y los animales, era adorada en la cultura griega con ciertos rituales cada sexto día del mes. Dicho ritual consistía en elaborar una torta de harina y mil, en forma circular colocándole velas encima, de esta manera se hacía una especie de representación en donde el pastel era la luna (y por tanto, Artemisa) y las velas, serían la luz que emana esta Diosa.

De allí que las velas tengan una esencia mágica, especialmente para el cumpleañero, pues su luz no sólo protege sino que también es una especie de cumplidora de deseos. Esta tradición de la torta de cumpleaños, que inicialmente se encontró en Grecia, fue extendida a otras culturas, las cuales hicieron sus propias adaptaciones, donde el principal objetivo era de protección al cumpleañero, pues se creía que de esta manera, los espíritus malignos se alejarían de la persona y podría disfrutar de un año de prosperidad y felicidad.

En el caso de los romanos, las celebraciones de los cumpleaños con pastel, se realizaban especialmente para las personas más importantes y de alta jerarquía, de hecho, sus fechas de nacimiento eran incorporadas como festividad nacional. Poco a poco se fue extendiendo la práctica a familias de menos jerarquía.

Con la llegada del Cristianismo, estas celebraciones se consideraron paganas durante varios siglos, hasta aproximadamente el siglo IV d.C cuando el Papa Julius I comenzó a celebrar el nacimiento de Jesús cada 25 de Diciembre. Posteriormente, los propios cristianos comenzaron a festejar su cumpleaños personal y comenzó una nueva tradición, que para la época usaría velas en cantidad del número de años que se estaría cumpliendo, incluyendo una más grande en el centro, para simbolizar la luz de Jesucristo.

Así que ya sabes, apagar velas en un pastel, es básicamente una tradición considerada pagana, donde la luz simbolizaba la protección a la vida, y la forma circular de pastel, hacía referencia a la luna y por tanto a la diosa Artemisa. Otro dato curioso de las velas en el pastel, es que se creía que el humo que éstas desprendían, llevaban las oraciones a Dios, y de allí surgió también la tradición de pedir un deseo al apagar dichas velas, pues esos deseos serían llevados hasta él para que nos fueran cumplidos. En Alemania, se colocaba una sola vela en el pastel de cumpleaños, pero dicha vela tenía 12 marcas representando cada mes del año, y al encenderse se dejaba consumir sólo hasta llegar al mes de la persona que cumplía años, una tradición muy distinta a la actual.

En la actualidad, los cumpleaños con pastel siguen siendo una parte principal y de gran importancia en la celebración de nuestra fecha de nacimiento (pueden faltar otras cosas, pero la torta ¡nunca!), sin embargo, hoy en día tiene un carácter mucho más decorativo que espiritual. De hecho, nos hemos adentrado en una especie de arte, donde las tortas de cumpleaños aparecen con impresiones muy realistas de fotos, adornos de todos tipos, como flores y velas, siendo las más actuales, aquellas que imitan los personajes o cosas preferidos por el cumpleañero, convirtiéndose en unas especies de esculturas a base de harina, huevo y azúcar. Las creaciones modernas son de verdad, asombrosas pero se distancian cada vez más de la tradición principal.

Relacionados

No se ha encontrado ninguno